Buscar

El éxito se consigue actuando

Actualizado: 13 de ago de 2020

El secreto está en los siguientes pasos. Quieres saber cómo pasos pequeños te llevan al éxito?



Bienvenido a mi blog. En este espacio conocerás la forma en que podrás accionar paso a paso y lograr metas altas, así que iniciemos la conversación



Comparto contigo una estadística que encontré respecto a los propósitos de año nuevo; Gold’s Gym, una de las cadenas de fitness en Estados Unidos, monitoreó por 4 años consecutivos las bajas en sus inscripciones y encontró que el día de mayor deserción en sus gimnasios, era el 18 de febrero.

Pareciera que, al impulso de hacer cambios, se le acabara la gasolina y se extinguieran los esfuerzos por tener una vida más saludable, mejorar la condición física, eliminar los kilos de más o cualquier propósito planteado.

Con el paso de las semanas, se diluyen los compromisos y volvemos a nuestros antiguos hábitos…y eso, pasa año con año.


La pregunta es:


¿Tienes el deseo lograr metas altas? Si tu respuesta es SI, entonces tienes que leer esto:

La información NO cambia el comportamiento, la práctica SI. No importa cuánto sepas de deportes, alimentación, alcohol o tabaco, la información no te ha servido para cambiar el hábito; lo que sí funciona, es poner en marcha acciones para acercarte a la meta.


Así que sí quieres eliminar el riesgo de que tus propósitos sean “tan solo buenos deseos”, te comparto tres poderosos secretos para mantenerte en el propósito:


1. Toma una acción pequeña, un solo paso, que te acerque a tu meta.

Hay una realidad acerca de nuestro cerebro, ante los cambios genera resistencia; el temor nos previene de generar respuestas diferentes, por lo que, ante un nuevo comportamiento, se genera un bloqueo.


La clave es pensar en pequeño, tomar pequeñas acciones, resolver pequeños problemas, dar pequeños pasos que nos acerquen a la meta, que no alerten al cerebro y permitan que el cambio venga de manera natural, brincándose las barreras y logrando el resultado.


2. Sé consistente.

Un pequeño paso, cada día, todos los días. La recurrencia es la forma en que nuevos hábitos se forman.


3. Persiste.

Un hábito no se forma de manera inmediata; requieres horas de práctica para que se conviertan en un comportamiento automático.


Las investigaciones demuestran que las personas operamos con hábitos el 85% del tiempo…que sorpresa, ¿cierto? La mayor parte de las acciones desempeñadas cada día no son decisiones…son hábitos! El lograr tus metas, no es solo una decisión, sino una práctica constante; mantente en el propósito, porque la clave del éxito está en hacerlo en forma cotidiana, para crear el hábito de mejorar.


Aceptas el reto?

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
ContactO
  • Icono negro LinkedIn
  • Negro del icono de Instagram

© 2020 Hilda Fainsod